El Proceso

El diagnóstico

Las personas son la verdadera riqueza de un territorio, de manera que el objetivo básico de las acciones de desarrollo debe ser la creación de un entorno favorable que permita a la gente superar las limitaciones mediante una mejora de sus propias capacidades.

Este diagnóstico supone una gran oportunidad para poner a los habitantes e instituciones del Altiplano de Granada frente a un espejo de sus problemas, fortalezas y desafíos.

Entre julio de 2015 y enero de 2016 un equipo multidisciplinar de profesionales compuesto por geógrafos, economistas, historiadores, ingenieros agrónomos, trabajadores sociales, antropólogos e ingenieros de caminos, realizaron encuestas y entrevistas a más de 300 personas del Altiplano de Granada. Entre los encuestados/as ha habido funcionarios públicos, concejales alcaldes, empresarios, integrantes de asociaciones diversas, gestores culturales, así como estudiantes de secundaria y universitarios.

A esta labor se añadió la consulta a estadísticas y bases de datos de diferentes administraciones públicas.

Con toda la información recopilada de forma directa a través de encuestas o por medio información secundaria (bases de datos), el equipo que ha elaborado el diagnóstico realizó un trabajo de análisis de información, en el que se ha priorizado conocer los cambios o tendencias que han experimentado decenas de indicadores y variables a lo largo de los últimos años. El análisis también posibilita hacer comparaciones entre distintos municipios, y entre estos y la provincia de Granada o el conjunto de Andalucía, para de estar forma valorar que tan cerca o alejada se encuentra una localidad respecto a un indicador determinado. En todos los casos se ha recurrido al uso de mapas y gráficos para facilitar la divulgación de los resultados obtenidos.

El diagnóstico se ha estructurado en 6 áreas:

  1. Economía y estructura productiva
  2. Mercado de trabajo
  3. Equipamientos e infraestructuras
  4. Medio ambiente y lucha contra el cambio climático
  5. Articulación social y participación ciudadana
  6. Género y juventud

El diagnóstico ha sido desarrollado por:

  • Jesús Cárceles Domene
  • Francisco Antonio Navarro
  • Claudio Jiménez
  • Miguel Ángel García Arias
  • Raúl Bustamante
  • Jorge Hernández Marín
  • María Josefa Muñoz Cañuelo
  • Julián Ibarguen

1. Economía y estructura productiva

ima_area_1

El Altiplano de Granada depende en mayor medida del sector primario y secundario.

Entre 2007 y 2013 se produjo un ligero incremento del índice agrario presentado por la provincia de Granada. El olivar y el almendro representan dos de los mayores cultivos a los que se dedica la zona del Altiplano.

El vino y la ganadería son las otras dos áreas de explotación más destacadas. Siendo el ovino, con la raza autóctona del Cordero Segureño, el rey de la ganadería de este territorio.

En la actualidad se ha detectado una gran apuesta por parte de las sociedades y cooperativas en la producción integrada y una creciente tendencia por lo ecológico. Pequeñas muestras del proceso de mejora al que se está sometiendo la zona del Altiplano.

En el sector de la construcción los índices han ido prosperando de forma generalizada poseyendo unos mejores índices respecto a la provincia de Granada. Así como el sector industrial, que registra crecimientos respecto a los datos provinciales, encontrándose los mejores en la comarca de Baza.

El sector servicios, entre ellos especialmente el turismo, se encuentran débiles. Sectores de gran potencial que no se están aprovechando. Ausencia de marca territorial, desorganización, debilidades de promoción, dispersión en planificación, …

De forma general, el Altiplano de Granada en 2013 poseía superávit gracias al equilibrio entre gastos e ingresos. Pero se ha detectado una gran peso y tendencia creciente de la carga financiera.

Descarga el bloque de “Economía y estructura productiva” completo en pdf.

Síntesis del I Foro de Turismo del Altiplano de Granada


 

2. Mercado de trabajo

ima_area_2

Las personas constituyen la riqueza o recurso más importante de un territorio, lo que conocemos como Capital Humano. Es por ello que se le debe prestar especial atención a todas y cada una de las personas que conforman el Altiplano de Granada.

La educación reglada, junto con la formación que se va adquiriendo a lo largo de toda la vida, son las herramientas esenciales que permiten a cada persona liberar todo su potencial. Al final, todo ello repercutirá en aspectos económicos, sociales y culturales, tanto para la propia persona como para el entorno.

El porcentaje de población sin estudios en el Altiplano casi dobla el promedio provincial. A ello se le suma una débil oferta formativa en temáticas tan importantes para la zona como agroalimentario, energías renovables, industria, servicios y turismo. Hay una mayor oferta en áreas de administración y gestión, que no se ajustan a las necesidades.

En el Altiplano de Granada el panorama que muestra el mercado de trabajo no es muy alentador y sobre todo destaca por su desigualdad.

La tasa de actividad es ligeramente inferior a la regional, siendo muy baja sobre todo la femenina en algunos municipios. El paro es uno de los mayores problemas de la zona teniendo una tasa de paro del 39.9% y más aún para las mujeres con una tasa de 46.6%.

Predominan los trabajadores fijos sobre los eventuales, relación de 6 a 4, aunque sigue siendo menor que en Andalucía. Pero existe una elevada temporalidad en las nuevas contrataciones, reflejo de la precariedad e inestabilidad del empleo, mayor si cabe en el caso femenino.

A nivel de sectores, el nivel de empleo predomina el sector terciario (69.2%), aunque con alta presencia del primario (13.8%) y la industria (10.5%).

Descarga el bloque de “Mercado de trabajo” completo en pdf.


 

3. Equipamientos e infraestructuras

ima_area_3

En las últimas décadas el Altiplano de Granada ha visto mejoras en este tipo de capital de equipamientos e infraestructuras. Pero el valor de dichos equipamientos e infraestructuras viene dado por el uso que se hacen de las mismas no tanto por su coste.

El Altiplano de Granada destaca por su amplia dotación de equipamientos socio-culturales, superando incluso el promedio de la provincia de Granada. Baza y Huéscar llegan a albergar el 24% del total.

Instalaciones deportivas, parques, edificios públicos destinados a uso administrativo, Ayuntamientos, equipamientos de alumbrado, captaciones de agua,  depósitos de agua, red de distribución de aguas (contando con una elevada proporción de km de longitud de la red de distribución en cuanto a la población), sistemas de saneamiento, carreteras (la A92 como columna vertebral), vertederos, accesos a internet, recursos sanitarios, centros de educación, … Todas ellas son estudiadas para conocer su situación y estudiar mejoras.

Respecto al capital cultural, el Altiplano de Granada posee una importante cantidad y calidad de recursos y productos patrimoniales, tanto culturales (materiales e inmateriales), como naturales. Si algo marca el carácter especial y único del Altiplano es su imponente patrimonio distribuido por todo el territorio que lo convierte en único.

Baza y Huéscar son las localidades en las que mayor inversión se ha realizado en materia de patrimonio.  El 98.1% de las inversiones han ido destinadas a la rehabilitación, puesta en valor, construcción y dotación museográfica de espacios de interpretación y museos.

Descarga el bloque de “Equipamientos e infraestructuras” completo en pdf.


 

4. Medio ambiente y lucha contra el cambio climático

ima_area_4

El Capital Natural del Altiplano está compuesto por una gran cantidad y variedad de recursos. Este Capital establece las posibilidades y los límites de buena parte de iniciativas de desarrollo.

El Altiplano de Granada es el territorio más alejado de la capital provincial. Caracterizada por ser una de las zonas más elevadas tanto de Andalucía como de España, que le ofrece un clima y paisajes únicos.

Zona de reducidas lluvias, limitan algunas producciones agrícolas.

Llama la atención la gran diversidad y superficie de espacios naturales protegidos, los cuales ocupan un 40.67% del territorio. Existen un total de 1.442 km2 amparados por alguna figura de protección medioambiental.

El Altiplano de Granada dispone de un 21% del territorio de  Monte Público, por lo que es de vital importancia que entre todos pongamos las medidas necesarias para su mantenimiento y cuidado.

Existe gran protección frente a la contaminación lumínica, lo que permite atraer a visitantes apasionados por la astronomía.

Más de la mitad de los usos de suelo del Altiplano en 2011 estaban dedicados a cultivos herbáceos y matorral pero poseen una tendencia decreciente. El matorral y los cultivos herbáceos se están sustituyendo por cultivos leñosos, fundamentalmente almendros.

En la actualidad se han desarrollado métodos y tecnologías para poder tener una mayor precisión en el análisis de los usos del suelo para así poder tomar mejores y más efectivas medidas en los suelos del territorio.

Respecto al aire, el Altiplano de Granada cuenta con tasas de contaminación muy alejadas del promedio provincial y la contaminación acústica es escasa (excepto algunas localizaciones por una inadecuada ordenación territorial y urbanística).

Un riesgo para el Altiplano, la desertificación, a lo que se le suma una escasa presencia de asociaciones de carácter ecologista.

Descarga el bloque de “Medio ambiente y lucha contra el cambio climático” completo en pdf.


 

5. Articulación social y participación ciudadana

capital-cultural

El Capital Social y el Capital Humano son dos pilares esenciales del Enfoque de Desarrollo Humano. Con la realización de encuestas a organizaciones de la sociedad civil del Altiplano de Granada se pudieron conocer fortalezas, debilidades y desafíos reales del territorio.

En la Sociedad Civil la gestión de buena parte de las asociaciones responde a las exigencias de la normativa (institucionalizadas), sin embargo, sus acciones no suelen seguir estándares recomendados para el trabajo de asociaciones. Una gran debilidad que se ha detectado es la ausencia de líderes y el reparto de tareas y responsabilidades de forma informal, lo que lleva a la sobrecarga de algunos socios o cargos.

Elementos claves como labores de diagnóstico, planificación y evaluación no han estado hasta hace muy poco institucionalizadas. Es complicado identificar cuestiones prioritarias para la comunidad o población si esto seguía así.

En el caso de las asociaciones de carácter cultural podemos destacar que representan una amplia vitalidad y representación en el conjunto del Altiplano de Granada, sobre todo en 8 municipios.

Las asociaciones de apoyo a personas con necesidades especiales son de ámbito comarcal y sueles contar con apoyo público estable.

Por lo general, se observan percepciones positivas sobre la organización e implicación de la sociedad civil.

Descarga el bloque de “Articulación social y participación ciudadana” completo en pdf.


 

6. Género y juventud

capital-financiero

La evolución de la población posee una tendencia negativa con un proceso de pérdida de población en el territorio que no cesa. La emigración de habitantes jóvenes y mujeres que buscan en otros lugares oportunidades de educación y empleo son los principales factores.

El último año, sin embargo, se han empezado a dar tendencias positivas que han surgido con la llegada de población extranjera que instala su residencia en la zona.

Frenar el envejecimiento sigue siendo uno de los mayores retos del Altiplano. La ya mencionada huida de jóvenes y mujeres hace que la natalidad disminuya considerablemente. Existe en el Altiplano una sobre-presencia de población anciana (22.8%) superando considerablemente a Andalucía (15.9%) y a Granada (16.9%).

Es preocupante el dato de que 10 de las 14 corporaciones locales no disponen de diagnóstico sobre el estado de la infancia y/o juventud en sus municipios. Tan sólo 5 de los 14 municipios disponen de ludotecas.

Es necesario crear atractivos para la infancia y la implantación de nuevas familias.

Respecto la juventud, las alternativas de empleo para los jóvenes con titulación son leves. En 8 de 14 municipios no existen. Se realizan programas de empleo para jóvenes en 8 de los 14 municipios pero en el 50% de los municipios no cuentan con técnicos de juventud.

Un aspecto positivo para los jóvenes es el gran medio natural. Uno negativo, la falta de oportunidades. Se necesitan iniciativas que fomenten la natalidad y apoyen los proyectos de vida de parejas jóvenes.

El Altiplano de Granada tiene una de las menores densidades de población de Andalucía.

Descarga el bloque de “Género y juventud” completo en pdf.